La serpiente que se come a sí misma.

     Hoy quiero hablar sobre el uróboros, una figura muy antigua que representa la unidad de todas las cosas y la transformación cíclica (destrucción y creación).

     Cuando veo ésta representación icónica que viene desde los inicios del hombre no puedo adoptar más que una postura de provechoso recelo epistémico, porque una serpiente que muerde su cola, por muy interesante que pueda parecer, plantea una filosofía de la vida muy extraña, y quizás de nihilismo. No puedo evitar pensar que esta inocente metáfora adolece del drama de la autoflagelación. Similar al drama de sadomasoquismo, el cual es  una línea fuga la cual no puede llevarse a sus limites últimos y en consecuencia que solo conduce al exterminio. El nazismo lo más seguro fue una serpiente que devoró completamente su cola. ¿A dónde se pensaba dirigirse si no a la muerte? Entonces visto así, el uróboros no tiene nada que ver con la unidad de las cosas representadas en la autopoiesis. Autopoiesis quiere decir producción a partir de las propias condiciones, es decir, siempre hay causas que no comprendemos en sus fundamentos mas profundos, pero que permiten que la unidad de las cosas tomen forma. A mi entender, las cosas toman forma a partir de la diferencia del ser humano. Esto es un conocimieto muy valioso. No existe la serpiente sola en el vacío representando el infinito. Una serpiente que represente una filosofia  real, también tiene que contar con la inevitabilidad de la muerte y las necesidades de la vida.

     Algunos dicen que hay uróboros sociales, y aunque ya nombre uno, actualmente uno vigente que puedo destacar parece ser el capitalismo. Sin embargo, cuando se lo representa se lo hace bajo esta forma y consecuencias finales y negativas aquí puesta bajo cuestión y no sobre la base de su significado positivo y viable para el mundo y la necesidad de que no devore su cola, pese a que no comprenda el riesgo sujeto al hecho.

     Esta forma me recuerda a los perros que también siguen su propia cola y lo tontos que se ven a los ojos de los que tienen la habilidad de distinguir el espectáculo, que para el perro parece un esfuerzo muy serio.

     Para mi, la serpiente que se devora a si misma solo representa la decadencia y automutilamiento de la unidad (individual o relacional) y no la prolongación de esta. A diferencia de lo autopoietico que representa la vida y la condición de toda prolongación.

     Por ejemplo la guerra, la bomba atómica, la explotación del ser humano, la violencia y la contaminación de nuestro medio, por nombrar algunos, son uróboros que no llevan a la humanidad a buen termino. 

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: